Pablo Navarro

Publicado Posted in Testimonios

 

Desconexión, risas, amigos y peces…¿que más se puede pedir?
Solo nos queda dar las gracias a Dani y a Lola por hacer tan fácil nuestra estancia en la isla.
Isla de Sal, volveremos!