Antonio de la Esperanza Rodríguez

Publicado Publicado en Sin categoría

 

La pesca ha sido lo principal de mi maravilloso viaje a Sal. Yo iba a pescar y pesqué. El resto estaba tan bien organizado que la pesca era el único pensamiento. Te levantas con comodidad, quedas a las 12 a comer casi sobre la arena, y luego pescas, y pescas y pescas. Llegas tranquilo y agotado al hotel y tras un descanso te preparan lo que quieras de lo pescado en unas cenas ya organizadas, tranquilas y dirigidas por Benvida, la jefa del Restaurante Barracuda, que está bendecida por el padre de las estrellas Michelín. No te preocupas de nada, todo sale bien, todo fluye y tu pescas y pescas. Y por qué pescas??? Porque Dani está en el barco contigo: se hizo mi inolvidable mejor amigo para siempre a la media hora de conocerle; sabe más que nadie, pesca como nadie y te enseña sin parecer profesor.

Qué grande eres Dani, que grande y qué fácil lo haces todo. Muchas gracias