Eneko Fernandez Porras

Publicado Publicado en Testimonios

Si tengo que resumir este viaje a Cabo Verde en una frase sería, expectativas multiplicadas por 10, es cierto que cuando piensas en un viaje de estos siempre te surgen dudas sobre la pesca, la estancia, la gente del lugar… Pues en esta aventura puedo decir que todas esas dudas se han disipado en Sal. Una pesca increíble, que sin ser en teoría una época de gran actividad nos dejó varias jornadas difíciles de olvidar. Una estancia inmejorable, temperatura agradable, buena comida, descanso y unos paisajes de ensueño. La gente del lugar muy cercana, cero problemas y mucho buen rollo en general. Todo esto en gran parte gracias a Dani y Lola que lo tienen todo perfectamente preparado para que no quede ningún fleco suelto. Sólo me queda decir, hasta el año que viene Isla de Sal!